Carrito
TRP21

MANDO CAMBIO TRP DH7

123,00

Agotado

¿Tienes alguna duda? Puedes obtener consejos o ayuda en WhatsApp

Descripción

Trabajando en estrecha colaboración con Aaron Gwin y su mecánico John Hall, el departamento de I+D de TRP (Tektro Racing Components) han desarrollado y fabricado un desviador de Descenso avanzado. Se trato de un cambio G-Spec, que utiliza fibra de carbono, un pivote de paralelogramo sobredimensionado, rodamientos sellados en las roldanas y un embrague de trinquete ajustable. Agrega, además, características nacidas de la competición: el Hall Lock, un bloqueo que reduce el ruido y aumenta la estabilidad del cambios.

El mecanismo Hall Lock, nombre en honor a John Hall (mecánico de Gwin que ha colaborado en su idea y desarrollo), consiste en una palanca junto al pivote principal del cambio (el que lo une a la pata del cuadro) que bloquea el movimiento para lograr un funcionamiento más silencioso y menos golpes de la cadena en pleno descenso. Su tensión es ajustable para adaptarlo a nuestras preferencias y la palanca permite liberarlo en un segundo, para cuando tenemos que extraer la rueda. Es el único cambio del mercado con este mecanismo.

Además, el DH7 cuenta con embrague en el segundo pivote de giro que al activarlo contrarrestra las tensiones de la cadena y minimiza los movimientos. Es también ajustable en tensión, para adaptarlo a las distintas bicis y también se desactiva con tan solo presionar una pequeña palanca.

Mando

El mando de cambio TRP está diseñado partiendo de la ergonomía como eje principal, aspecto crucial para Aaron Gwin. Por eso, su diseño de gatillo ‘Trigger’ cuenta con los dos pulsadores, tanto el de subir como el de bajar coronas, muy alineados y próximos entre ellos, para minimizar el movimiento del dedo pulgar. Además la palanca más grande, la de subir coronas, es ajustable en ángulo para una personalización máxima (en un rango de 40º). También opta por una fabricación por todo lo alto, con fibra de carbono y un rodamiento sellado en su eje principal. Las palancas presentan una superficie rugosa para mejorar el agarre. Además, incorpora un acceso al interior de forma sencilla (una tapa de goma) para cuando hay que cambiar el cable de cambio.