La Sauna

La sauna, cuyo origen se remonta incluso a miles de años, aporta numerosos beneficios a las personas que la toman con asiduidad. Se piensa que las primeras saunas se construían con varas de madera y pieles, y se calentaban con piedras que se habían expuesto al fuego. Con la difusión del cristianismo, la sauna desaparece del imperio romano, quedando en Europa solamente en Finlandia, donde pasó a ser parte de la cultura de este país. En América, la sauna era utilizada por las culturas azteca, totonaca y maya.

¿Cómo trabaja la sauna?

La sauna debe estar a alta temperatura, entre los 80 y 110 º C, y con una humedad relativa muy baja, del orden del 30% como máximo. Esta baja humedad es la que permite que podamos aguantar esta alta temperatura. En estas condiciones, el alto calor provoca la dilatación de los vasos sanguíneos, regula la presión arterial, hay una gran transpiración e hidroforesis (significa la apertura de los poros de la piel). Esto permite una limpieza exhaustiva de la piel, así como eliminar una gran cantidad de productos de desecho de nuestro organismo. La sauna también es muy beneficiosa para el sistema cardiovascular, ya que el calor provoca la vaso dilatación y el corazón, para adaptarse a ello, bombea más rápidamente, con lo cual aumenta el ritmo cardíaco. También actúa sobre el sistema nervioso, ralentizando la transmisión de los impulsos nerviosos de la piel hacia el cerebro, lo que provoca una agradable relajación. Un viejo proverbio vikingo dice que en la sauna se evapora hasta la ira. Por tanto tiene la sauna una importante acción antiestrés.

¿Cómo se toma una sauna?

En primer lugar, debemos darnos una buena ducha, con agua caliente para ir acostumbrando al cuerpo a las altas temperaturas, eliminando con esta ducha, posibles impurezas de la superficie de la piel. Debemos secarnos bien antes de entrar a la sauna. Entraremos solo con un bañador, o incluso, si la sauna es privada, o siendo pública si nos lo permiten (que es lo más normal), podremos entrar completamente desnudos. Pondremos una toalla sobre la madera de los bancos para no quemarnos y nos tumbamos. Los últimos minutos podremos permanecer sentados. La sauna debe ser un intercambio de estados calor/frío, de manera que después de una sesión, debemos ducharnos con agua lo mas fría posible, empezando por los pies. Lo normal es hacer este intercambio dos o hasta tres veces, sobre todo aquellas personas acostumbradas a la sauna. Dicen en Finlandia que en la sauna hay que estar como en misa, con lo cual procuraremos no charlar demasiado con los demás usuarios de la sauna. Tampoco debemos hacer ningún tipo de ejercicio dentro de la misma.

Preguntas frecuentes acerca de la sauna

¿La sauna es para todo el mundo?
No, las personas con problemas cardiovasculares, así como personas con tensión alta pueden tener problemas, por lo que deberán consultar con su médico acerca de la conveniencia de tomar o no la sauna.

¿Cuánto tiempo se toma la sauna y con que frecuencia?
Por lo general se toman en sesiones, que pueden ir desde una única sesión hasta las tres sesiones, tomando una ducha bien fría entre ellas, empezando a ducharnos por los pies y dejando la cabeza en último lugar. El total del tiempo no debe pasar de los 30 minutos, Podremos darnos hasta 3 sesiones semanales de sauna, pudiendo ser contraproducente más de 3 sesiones semanales.

¿Con la sauna se pierde peso?
Rotundamente NO. Con la sauna se pierde una gran cantidad de agua y productos de desecho que abandonas nuestro cuerpo a través del sudor, pero muy pocas grasas (podemos perder mas peso con una buena caminata o subiendo unas escaleras). Si nos pesamos después de la sauna, podremos constatar una ligera reducción de nuestro peso, motivado por la perdida de líquidos, peso que recuperaremos en cuanto bebamos agua. Por cierto, es recomendable no beber agua inmediatamente después de nuestra sesión de sauna, si no que es mejor aguantar un tiempo antes de beber.

¿Podremos entrar abrigados como se ve en algunas películas o en la televisión?
No, y esto es un claro error, ya que necesitamos que la piel este al natural para favorecer la transpiración y la refrigeración del propio cuerpo. Tampoco tenemos niebla dentro de la sauna, como también se ve en algunas películas ya que la humedad es muy baja, por lo que apenas hay vapor de agua en suspensión dentro de la sauna, un vapor que si podemos tener en los baños turcos, al trabajar estos con mucha humedad.

En resumen, si no tenemos ningún problema que nos impida el uso de una sauna, animo a todo el mundo a probarla y utilizarla con asiduidad, por sus innumerables beneficios para la salud, ya que mejora el sistema cardiovascular, es un buen remedio natural antiestrés, mejora la respiración, facilita la limpieza profunda y natural de la piel, e incluso, reduce los efectos de la artritis reumatoide en las personas que sufren esta enfermedad.

2 comentarios
  1. Pedro Arnella
    Pedro Arnella Dice:

    Me interesa mucho el tema de la sauna. Agradezco la información. Tengo 62 años y una pregunta: ¿A mi edad es recomendable?

    Responder
    • mvmSports
      mvmSports Dice:

      La sauna es recomendable para todo el mundo a no ser que tenga alguna patología que impida el uso y disfrute de la misma. Por ejemplo, estaría contraindicado en caso de enfermedades cardiovasculares, en casos de hipertensión o, en caso contrario, con la tensión muy baja, varices en fase aguda, tumores, glaucoma, estados febriles, durante la gestación, etc. Nuestro médico nos puede indicar, en función de nuestro historial y estado de salud actual, si la sauna es adecuada para nosotros. Si no tenemos ningún problema que nos impida el disfrute de la misma, la sauna tiene muchísimas ventajas para nuestra salud, como mejora del sistema cardiovascular, mejora en la evacuación de los productos de desecho del organismo, mejora del tono muscular, ayuda a mitigar el estres, mejora de los procesos de asma bronquítico, mejora del estado de la piel, por poner solo algunos ejemplos de sus múltiples beneficios.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *