La Dieta Mediterránea

La dieta mediterránea es una de las dietas más sanas para cualquier sector de la población. Contribuye a disminuir los casos de enfermedades cardio-vasculares, la obesidad, cáncer y otras patologías.

¿En que consiste la dieta mediterránea?

Consiste en ingerir, fundamentalmente, alimentos como frutas, verduras, legumbres, pasta, así como, en menor cantidad, carnes de ave, pescado, lácteos y huevos, y cantidad más pequeñas aún de otras carnes como la de cerdo o ternera y moderadas cantidades de aceites saludables como el de oliva. Este tipo de aceites ayuda a la prevención de la obstrucción de las arterias aumentando los niveles del HDL, también llamado colesterol bueno, y evitando la oxidación del colesterol malo o LDL, que es el responsable de la formación de placas en las arterias que suele acabar en la obstrucción de las mismas. El vino o la cerveza, siempre en las comidas y con moderación, forman parte de la dieta mediterránea y aportan importantes beneficios. Por ejemplo el vino tinto contiene sustancias que disminuyen la tasa de colesterol en sangre (siempre que se tome con moderación), es un importante bactericida natural y puede facilitar la digestión. La cerveza por su parte, contiene una importante cantidad de vitaminas del grupo B, facilita la digestión y tiene un efecto diurético.

Variación de los niveles del colesterol

Científicos de la Universidad de Massachussets en Estados Unidos, han descubierto que los niveles del colesterol pueden variar significativamente en nuestro cuerpo según la época del año en la que nos encontremos. Este descubrimiento indica que los niveles de colesterol pueden ser más altos en otoño e invierno, y más bajos en primavera y verano, lo cual puede repercutir en los resultados de los análisis de sangre cuyo objetivo sea comprobar nuestros niveles de colesterol en sangre. Este descubrimiento ha sido publicado por este grupo de científicos en la revista Archives of Internal Medicine.

Estrés celular

El estrés celular puede acortar considerablemente nuestra esperanza de vida. Pero, ¿en que consiste el estrés celular?

Un estudio realizado en Estados Unidos en mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 50 años, ha demostrado que el estrés que el ritmo de vida actual comporta, afecta a tres factores biológicos, que son, la longitud de los telómeros, los niveles del “estrés oxidante” en células de nuestro sistema inmune y en la actividad de la telomerasa. La alteración de estos componentes, alguno de los cuales juegan un papel fundamental en la mitosis o división celular, acaba afectando al ciclo de vida de las células. El estrés oxidante, por ejemplo, altera el tamaño de los telómeros, lo que provoca daños en el ADN. El sistema inmunológico reacciona cuando estamos estresados, como si hubiera un atacante.

De momento la única solución es llevar una vida relajada, aunque todos sabemos que hoy en día es una tarea difícil, llevar una dieta equilibrada y seguir algunos consejos como los que hemos dado en Cronicas de Antares, como una buena sesión de sauna, por poner solo un ejemplo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *