Mitos de la alimentación II – El aceite de palma

El aceite de palma está de moda sin duda alguna, y no precisamente por sus cualidades. Un vistazo a la lista de ingredientes de una ingente cantidad de productos alimenticios en cualquier supermercado nos puede dar una idea de lo extendido que está su uso. No hay prácticamente producto de bollería que no lo contenga, pero no solo lo encontramos ahí, sino en una gran variedad de salsas, platos preparados, postres y aun peor, alimentos infantiles.

El ácido palmítico

El aceite de palma debe su peligrosidad a la cantidad de grasas saturadas que contiene, si bien hoy sabemos que no todas las grasas saturadas son tan malas. Sin embargo, el ácido palmítico que contiene el aceite de palma es el máximo responsable de la mala fama, totalmente justificada, de este aceite. La organización Mundial de la Salud (OMS) ha concluido que el consumo de ácido palmítico contribuye al aumento de las enfermedades cardiovasculares, aumentando el colesterol, entre otros efectos secundarios. Pero no acaba aquí el tema no; un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona encontró una relación directa entre una dieta rica en ácido palmítico y la agresividad de ciertos tumores cancerígenos. En concreto se identificó una proteína, con el nombre de CD36, capaz de iniciar y promover la metástasis y cuya actividad se potencia con dietas ricas en grasas saturadas. En las pruebas de laboratorio con cobayas con cáncer, este ingrediente provocó que la frecuencia de las metástasis pasara del 50% al 100%.

El caso de Bimbo y Nutella

Recientemente Bimbo y Nutella formaron una especie de coalición para defender este tipo de aceite, alegando que no hay evidencia científica que demuestre que este sea un aceite nocivo para la salud. Aparte de demostrar que la salud de sus consumidores les interesa bien poco, hay que tener pocos escrúpulos, por no decir una cara dura impresionante, para hacer estas afirmaciones cuando la evidencia científica contra este aceite es aplastante. En consecuencia, no compro nada de estas marcas y en general, nada que contenga este aceite.

Negativo no solo para la salud

Desgraciadamente no es solo negativo para la salud humana, sino para el medio ambiente. Es uno de los causantes de la deforestación masiva que están sufriendo algunas de las selvas más importantes del mundo, de manera que se talan los árboles para plantar la palma aceitera. Casi todo el aceite de palma proviene de cultivos en zonas que antes eran bosques tropicales, lo que además pone en peligro a especies como el orangután de Borneo o el tigre de Sumatra entre otras. Según cifras de la Unión Europea, la producción de aceite de palma, solo para su consumo dentro de la unión, supone la destrucción de un millón de hectáreas de selva, de ahí que se haya propuesto eliminar este aceite para producción de biodiesel para 2020 como límite. Además, en muchas de estas explotaciones se emplean niños y personas en condiciones laborales que rozan la esclavitud.

¿Por qué se utiliza tanto?

Las razones más evidentes son su gran rentabilidad y el uso de mano de obra barata, por lo que es muy rentable económicamente para la empresas que se dedican a su producción. Además, es un aceite que se mantiene sólido a temperatura ambiente, por lo que es muy codiciado por la industria alimentaría por este motivo. El aceite de oliva es infinitamente más saludable, siendo la grasa de referencia, pero su producción es mucho más costosa, de ahí que el aceite de palma se haya generalizado en la industria alimentaria.

No es el único

Sin embargo, este no es el único aceite malo para nuestra salud. Otros muy de moda actualmente, como el de colza o el de coco tampoco son demasiado saludables. Especialmente llamativo es el caso del aceite de coco, que ahora está de moda como aceite saludable en todo tipo de dietas de adelgazamiento, algo que no consigo entender. El aceite de coco puede tener hasta el 82% de su contenido en ácidos grasos saturados, que ya sabemos que son negativos para nuestra salud, luego no puedo entender su justificación en modo alguno, sin contar con que se produce en países tropicales y el transporte hasta nuestro país es muy costoso. En su lugar tenemos el aceite de oliva, especialmente el virgen extra, mucho más saludable y que producimos aquí y por tanto no hay que traer de exóticos lugares. Atención con la nueva moda de algunos fabricantes que se apresuran a anunciar sus productos “sin aceite de palma”, pero en su lugar utilizan otros que tampoco son saludables en absoluto.

Conclusión

El consumo de aceite de palma de forma regular perjudica seriamente tu salud y la del medio ambiente. En nuestra mano está frenar esta tendencia, pues las plantaciones de palma aceitera dejarán de ser rentables si nadie demanda este tipo de aceite. La grasa de referencia debe ser siempre el aceite de oliva, a ser posible el oliva virgen extra.

Pirámide nutricional

La pirámide nutricional no es ni más ni menos que la distribución de los alimentos que podemos consumir en función de su importancia y de la cantidad de cada uno de ellos que podemos ingerir diariamente. Leer más

La Dieta Mediterránea

La dieta mediterránea es una de las dietas más sanas para cualquier sector de la población. Contribuye a disminuir los casos de enfermedades cardio-vasculares, la obesidad, cáncer y otras patologías. Leer más

La Sauna

La sauna, cuyo origen se remonta incluso a miles de años, aporta numerosos beneficios a las personas que la toman con asiduidad. Leer más